Autor Tema: INSTRUCCIÓN 12/2019, DE 27 DE JUNIO DE 2019 (Andalucía)  (Leído 308 veces)

jfran

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 1
    • Ver Perfil
INSTRUCCIÓN 12/2019, DE 27 DE JUNIO DE 2019 (Andalucía)
« en: Domingo 04 de Agosto de 2019, 01:48:36 »
INSTRUCCIÓN 12/2019, DE 27 DE JUNIO DE 2019
En dos años estaré jubilado tras 37 de servicio; adaptándome a cambios por los que la enseñanza ha ido pasando en pos de una hipócrita búsqueda de calidad; y en  este mes de julio compruebo una vez más que mi indignación vuelve a tocar techo tras la reciente Instrucción de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía que, con una absoluta desconsideración hacia el docente, se va a imponer para el próximo curso.   No daba crédito a lo que se estaba cocinando en los despachos  al mismo tiempo que paradójicamente actuaba como vocal en el concurso oposición, acto que para mí pasaba a ser una acción falaz descortés  valorando capacidades por unos puestos ya con poca razón de ser. Recientemente he dejado mi plaza definitiva en un instituto como profesor de Francés, y he concursado  ilusionado  con el aprobado nuevo proyecto en  Primaria para la adquisición de idiomas;  sin echar a rodar siquiera, me encuentro ahora que he perdido lo que tenía y he ganado una situación desbordante que no me provoca más que  decepción e incertidumbre, sobre todo cuando leo en dicha instrucción que las medidas que se adoptan están destinadas a luchar contra el fracaso escolar; sumo además la obviedad de que los centros van perdiendo aulas,  y por ende profesores; en el que trabajo actualmente, perjudicados por la eliminación  continua de un curso por año, se constata que para el próximo será el tercero; consecuencias: compañeros no especialistas ven  mermadas sus posibilidades y yo  deberé atender a casi trescientos alumnos a los que he de dar los mismos contenidos de Francés pero en una sola sesión semanal, al mismo tiempo que he de completar el horario asumiendo otras áreas como  Lengua, Ciencias Sociales, E. Artística  y, además,  las obligaciones de una tutoría. Pienso en ese ir y venir de un curso a otro, en esa montaña de correcciones, de cuadernos,  en las múltiples circunstancias que abordar entre un grupo tan numeroso que atender, la ingente burocracia que cada año nos inunda más y más y que aumenta a medida que aumenta el número de alumnos a nuestro cargo, en  cómo tratar con un mínimo de respeto a niños con necesidades educativas, a esos otros con capacidades diferentes, en informar  con fundamento a los padres de niños tutelados o no,   en cómo tutelar con la responsabilidad requerida a los niños del grupo que me corresponda…  ¡Y se me pedirá, además,  calidad! ¿Cabe mayor despropósito?